Rototom 2015 – Crónica Lunes 17 y Sábado 22

 

Benicàssim, otro año más, se convirtió en un micro-estado jamaicano, donde el reggae, los rastafaris ,el buen rollo y un line up bastante potente fueron los platos fuertes.

Accesos rápidos: Lunes 17 | Sábado 22
Cartel del Rototom 2015 - Peace Revolution
Cartel del Rototom 2015 – Peace Revolution

LUNES 17

Acreditándome el lunes a las 12, pude entrar sin problemas de colas al recinto y empezar a descubrir aquel paraíso. Nunca había estado y de verdad que allí dentro no hay lugar para los problemas, tensiones ni nada negativo (excepto si toca Matisyahu, claro…). Desde el African Village, donde otro compañero de prensa me descubrió las Fatayas (empanadillas de carne que están de muerte), hasta  la Dub Academy, todo es #paceandrevolution.
A esas horas de la mañana, coincidí con un par de talleres de yoga y relajación, con gran asistencia por parte de algunos asistentes que hacían noche en el cámping.

The Pioneers en el Rototom 2015
The Pioneers conectando con su público

Ya por la tarde, el ambiente empezó a llenarse. Normal, Bunny Wailer y Major Lazer tocarían horas después.
El primer concierto al que asistí fue The Pioneers. Leyendas del roots reggae jamaicano que aterrizaron en el Main Stage del Rototom abriendo la jornada. Desde finales de los ’60 que llevan actuando, y la edad no es problema para que en su directo dieran lo mejor de ellos. En la rueda de prensa posterior nos contaron sus inicios, alguna anéctoda y también su opinión musical sobre los géneros más emergentes hoy en día, como puede ser el dancehall.

A continuación, y desde el otro lado del globo, subieron al escenario los neozelandeses Katchafire. Nada que ver con el grupo anterior, su estilo de reggae es más actual digamos. Guitarras y riffs más marcados, que gustaban ya que la gente fue creciendo a medida que iban pasando los minutos. Mucha energía desprendida que se contagiaba.

Bunny Wailer en el Rototom 2015
Bunny Wailer volvió a demostrar que la edad no es problema

Y ya sí, personalmente, el artista del cartel que más ganas tenía de ver. Como no. El último miembro vivo de The Wailers, guitarrista y amigo del todopoderoso Bob Marley, el señor Bunny Wailer.¡Qué hombre! La gente se agolpaba ya en la explanada principal para ver a un rastafari añejo, con sus rastas enrolladas en la cabeza a modo de turbante, con su vestimenta blanca, impoluta, con un chaleco y diferentes detalles en todo el de los colores de la bandera etíope.  Aunque a mitad actuación, debido al cansancio tuvo un pequeño percance sin importancia, volvió al escenario para seguir dándolo todo.  Sus setlist, para enmarcarla, comenzando con temas propios hasta repasar repertorio de la formación de Bob Marley & The Wailers, con temas como “Simmer Down” o “Trench Town Rock”. Eargasm.

Major Lazer en el Rototom 2015
Major Lazer no dejó a nadie indiferente

Y por si fuera poco, aún quedaba para muchos lo mejor. El trío calavera, Major Lazer.
Si el lunes hubierais estado en el recinto sin saber que cabeza de cartel actuaba, lo habríais reconocido solo por la gente que iba apareciendo por el Rototom a medida que se hacía oscuro. Acostrumbrados a rastafaris i looks hippies, empezó a aparecer «gente normal», que parecía que caminara asustada dentro de aquel universo paralelo. Y es lo que tiene un cabeza de cartel  así, que nuevo público descubrió el reducto jamaicano de Benicàssim. No digo que sea malo, para nada. Solo que rompe con la estética a que uno está acostumbrado.
Pues eso, Major Lazer partió el Rototom en dos. Aunque les costó… sobretodo salir a escena, ya que se retrasaron 20 minutos. Pero al público poco parecía importarle: la explanada, llena; el palquito de la zona VIP, lleno; y es que claro, poca gente quería perderse la actuación del cabeza de cartel de esta edición.
Resumiria la actuacion en tres aspectos: pantallas, cañones de vapor y muchos saltos. Pocas veces he visto conciertos con tantos «extras» ya sean audiovisuales y/o físicos (sean confetis y demás).
Fue espectacular el directo, se iban alternando en la mesa, saltaban, bailaban (acompañados de tres señoritas), se subían a la mesa, volvían a saltar… ¡Qué sufrimiento hacerles las fotos!
Rompió con la línea que traía el Rototom, empezando por Roots Reggae, pasando por algo más eléctrico, volviendo a compañeros de guerra de Bob Marley…y PUM, electrónica aplastante.

SÁBADO 22

Llegué al recinto algo más tarde, sobre las 19. Cola inmensa. Me perdí el pasacalles. Organización pobre en las casetas en tema acreditaciones para niños/discapacitados/prensa invitada. Bueno, entramos. y lo primero que vemos, concentración pro-palestina.
Antes de entrar ya se percibía ambiente tenso: ¿sería por el helicóptero que no paraba de dar vueltas sobrevolándonos, los 20 policías en la entrada o otros tanto rondando con perros por dentro y fuera del recinto? Concierto de alto riesgo.

Etana en el Rototom 2015
Etana transmitiéndonos esa energía tan suya

Siguiendo con lo que habíamos ido a hacer, nos dirigimos al Main Stage para deleitarnos con la primera actuación de la última jornada del Rototom, Etana.
Qué voz, qué mujer, qué bién lo hace. Ella era «la sustituta» del «innombrable» Matisyahu, que acabó tocando… Así que la organización decidió que tendría que ser ella la que abriera la noche, ante la imposibilidad de echar marcha atrás tras su confirmación, y la verdad, como me alegro ahora de haberla visto. Desde el principio gustó al público que había (que debido a ser la primera no era excesivo, pero había, que es lo importante). Yo no la conocía, pero si juntas un tema como Redemption Song con una versión más tranquila, sumándole su voz, que queréis que os diga, pelos de punta.

The Uprising Roots en el Rototom 2015
Rashaun ‘black kush’ McAnuff , batería y voz de The Uprising Roots

Los siguientes fueron los The Uprising Roots, donde me sorprendió gratamente que el propio batería era la voz principal. Menudo mérito, oye. Cantar y tocar algún instrumento a la vez tiene su dificultad, pero si encima es la batería, tiene un handicap añadido bastante notable. Ahora, hablando desde la desinformación, me llamó la atención también la religiosidad rastafari del grupo, ya que colgada de la batería, había un retrato de unos reyes que diría que son etíopes, que supongo que tienen que ver con la cultura rastafari y las reencarnaciones de su dios en la tierra. (Si alguien sabe exactamente que es, me encantaría que me lo hicierais saber).

 

 

Protoje en el Rototom 2015
Protoje concentrado durante el concierto en el Rototom 2015

A continuación subió a escena el jamaicano Protoje. Personalmente, disfruté mucho con ese concierto (tomar buenas fotos siempre ayuda) donde no falló: ya lleva girando tiempo y sabe las canciones que encantan al público. Más de una y de dos fueron coreadas al unísono por el público. Además, mientras el desarrollaba su actuación, a la izquierda del escenario encontramos a un hombre dibujando y pintando un lienzo. En la rueda de prensa posterior, comentó a la prensa que está llevando a cabo diferentes acciones ayudando a gente de los barrios pobres de Jamaica a salir mediante el arte, y prueba de eso era aquel chico, que ilustró una parte de una de sus canciones.

El tiempo pasaba y llegó el momento cumbre (desgraciadamente). Matisyahu saltó al escenario entre silbidos, gritos de «PALESTINA LIBRE» y muchas banderas. Por principios, solo diré de él que fue la actuación más pobre de la noche.

SOJA en el Rotom 2015
SOJA haciendo temblar todo Benicàssim

Y cerrando ya el Main Stage hasta el próximo año nos encontramos a SOJA. Tenía ganas de verles, y la verdad es que sabor agridulce. Con sus singles o «I Believe» (que en el disco está grabado con colaboración de Michael Franti, genial músico y persona, por cierto) gustó a los asistentes, pero llevaron a cabo un concierto demasiado poco reggae. Too rock for my body. fue una lástima que no tuvieran ese toque que habría hecho que su actuación fuera genial.

 

 

 

Y eso fue todo. ¡El año que viene más y mejor!

¡Nos vemos en el Rototom 2016!



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *