Cruïlla 2016 : Fusión de estilos

Cartel del Cruilla 2016

Viernes 8
Sábado 9
Domingo 10

Galería de FOTOS (Facebook)

Asistentes del Cruilla 2016 - Festicidas

Si dicen que Barcelona enamora, tratad de imaginaros cómo es el festival de verano de la ciudad condal: el Cruïlla. Una auténtica fiesta ecléctica en la que nadie es mejor que nadie y los horarios se rigen por ritmo y no caché. Sol y cerveza con muy buena música por las tardes y pura energía transformada en baile con el avance de la noche. Además, no solo eclecticismo musical, una auténtica fusión gastronómica materializada en más de 20 food trucks de todos los continentes y con opciones para todos y mucha alternativa vegetariana. Destacando a los brasileños Krepioka, los sándwiches de la Volovan o las patatas de La Inter Nacional.

Viernes 8 de Julio

En la tarde del viernes 8 de julio, los ríos del metro de Barcelona desembocaban en el Parc del Fòrum, donde se daban cita toda una mezcla de géneros musicales y miles de personas de diferentes nacionalidades.

Espernza Spalding y sus exóticas vestimentas y coreografías deleitaron al público primerizo de las siete de la tarde, y es que no en vano posee un Grammy a Best New Artist (artista revelación). La rasgada voz de Cat Power inauguraba el escenario Stubhub frente a la Food Street y la zona de hierba. Damien Rice hacía lo propio en el Estrella Damm (el principal). Buena música y espectáculo puro: besándose con su guitarra y tocando el clarinete y los crótalos.

Esperanza Spalding en el Cruilla 2016 - Festicidas
Esperanza Spalding

La magia inundaba el festival y así llegamos al concierto de Chambao, en el que entre ritmo y baile, un tal Aarón Porlan pidió matrimonio a su pareja Tremenda Mente. 4 años hace que se conocieron en el Cruïlla, y arrodillado sobre el escenario y con Chambao y miles de personas como testigos se dijeron sí.

Uno de los mejores conciertos del festival vino de la mano de Ramón Mirabet en el escenario más escondido, el de Radio 3. Una auténtica fiesta con piano de cola y trombón de baras con lleno absoluto, teniendo en cuenta que compartía horario con Bunbury, y probablemente gracias a que está pegando fuerte desde el anuncio de Estrella de este año con su canción: Those little things. Bunbury hizo un largo recorrido emotivo que conquistó a todo su público, con momentos álgidos como cuando sonó Mar adentro, Maldito Duende o El camino del exceso.

Nueva gira de Crystal Fighters que dieron un concierto sublime pero que decepcionaron en cuanto a innovación: nueva gira mundial con un directo prácticamente igual. Un rítmico y apoteósico comienzo de percusión dio pie al recital, empañado de ternura en un par de momentos especiales: Laure Stockley, cantante del grupo, cumplía años y lo celebraron sobre el escenario del Cruïlla.

Laure Stockley, cantante del grupo, cumplía años y lo celebraron sobre el escenario del Cruïlla.
Laure Stockley (derecha), cantante del grupo, cumplía años y lo celebraron sobre el escenario del Cruïlla.

Decepcionante el sonido de Vetusta Morla, que tuvo que parar ante los gritos de “no se oye, no se oye!”. Mandando Pucho un recado a la administración y su obsesión por los decibelios, una pena no poder disfrutar al 100% de los madrileños, que a pesar de todo, hicieron airear las manos de los asistentes de lado a lado. Al mismo tiempo Zoo alucinaba ante la cantidad de gente que bailaba su música en el escenario de Radio 3. Como ellos mismos dijeron: no esperaban en un festival así, compartiendo cartel con grandes nombres, tener ese público. Llegaron a versionar a La Gossa Sorda y contaron con la colaboración de Miquel Gironés, dolçainer de Obrint Pas. Baile, protesta y pogos, toda una locura de fiesta la que montaron los valencianos.

La temperatura del ambiente subía y llegaron los ritmos colombianos de mano de Bomba Estéreo, que tras acabar el concierto con Fiesta, nos dejó a todos el ritmillo metido en la cabeza hasta el día siguiente. Para terminar de rematar la rítmica noche, Rudimental puso la guinda al pastel bajo la luz de la luna de Barcelona.

Sábado 9 de Julio

Segunda jornada en el Parc del Fòrum que comenzaba con Pësh en Radio 3 y Xoel López en el Time Out. El gallego hizo las delicias de todos sus fans y de los curiosos que se dejaron ver pronto por el recinto. El jazz fusión de los neoyorquinos Snarky Puppy inundó el escenario Stubhub pasadas las siete, presentando su último trabajo de estudio: Culcha Vulcha.

Primer concierto de la tarde en el principal de la mano de los británicos James. Un sublime concierto con mucha energía y muchos coros entre el público. Con sesión de crowd-surf incluida, le gustó tanto que repitió! Evocando a la muerte como un nacimiento, cantó su canción más especial y emotiva dedicada a su madre, que falleció en sus brazos hace unos años.

Tim Booth, vocalista de James sobre el escenario Estrella Damm del Cruilla 2016 - Festicidas
Tim Booth, vocalista de James, sobre el escenario Estrella Damm

El momento remember por excelencia del festi llegó entonces con 091, que tras un parón de 20 años inician en este 2016 su nueva gira Maniobra de resurrección.

¡Qué voz!¡Qué sonido! Alabama Shakes hizo acto de presencia a las 21:45h y no pudo dejar a nadie indiferente. Un blues-rock encandilador dominado por Brittany Howard y sus potentes cuerdas vocales.

Otro de los grandes esperados de este Cruïlla 2016 era Robert Plant, perseguido por los fantasmas de Led Zeppelin, consiguió brillar con luz propia. Viejos temas como Little Maggie o Rainbow emocionaron sin igual al personal.

Robert Plant en el escenario principal del Cruïlla 2016 - Festicidas
Robert Plant en el escenario principal del Cruïlla 2016

Baile y fiesta comenzaban a medianoche con el ska mestizo de Fermín Muguruza y su ecléctica orquesta con miembros vascos, de New Orleans e incluso un vasco-cubano. Debemos destacar el vozarrón de la soprano que lo acompañaba y que se lució especialmente en la canción dedicada a la manager que perdió hace poco y su hijo de 2 años. Ana Tijoux subió al escenario con él colaborando en un tema, para hacer de entrante de su propio concierto unas horas más tarde. Black is Beltza hizo gritar y saltar como ninguna otra canción a un numeroso y entregado público.

Fermín Muguruza en el Cruilla 2016 - Festicidas
Fermín Muguruza

Al mismo tiempo, miles de personas arropaban a Santi Balmes y los suyos, que se lucieron con temas como 1999 y acercándose a la valla de la primera fila para cantar con sus fans. La rapera chilena Ana Tijoux tomó el relevo en el Time Out y con un lleno hasta la bandera nos hizo viajar por todo un mundo de sensaciones, viviendo las desigualdades e injusticias sociales.

Para culminar la noche, Skunk Anansie, le dio el toque rock-metal al festival y Shantel & Bucovina Club Orkestar cerró el cóctel de artistas del sábado.

Domingo 10 de Julio

El tercer y último día del festival fue familiar, con actividades para niños (y no tan niños), talleres de pintura y grafiti, circo, bosque urbano, juegos reciclados, desfiles de gigantes y tan solo dos conciertos: Elefantes y Calexico.

Los locales Elefantes conectaron de una forma increíble con su gente, que respondió de forma espectacular en forma de coros, manos agitándose en el aire y enérgicos bailes. Azul o Te quiero terminaron de conquistar al entregado público.

Shuarma, voz y guitarra de Elefantes en el Cruilla 2016 - Festicidas
Shuarma, voz y guitarra de Elefantes

Los ritmos mexicanos y californianos de Calexico hicieron bailar sin parar a los asistentes allí presentes para despedir este mágico Cruïlla 2016.

Un entorno increíble en una ciudad increíble, deliciosa comida, buena música, buen rollo, el mar Mediterráneo y un sinfín de cosas más que no se pueden expresar con palabras, hacen del Cruïlla una de las mejores experiencias que puedes vivir en verano. Sin duda un festival muy completo que enamora.



This article has 1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *