“Si sacábamos un disco tenía que ser el mejor disco de Maga” – Entrevista a Miguel de Maga

Tras un tiempo de parón y en plena promoción y gira de su nuevo disco, Salto horizontal, nos sentamos a hablar con Miguel, cantante, compositor y guitarra de Maga sobre su nueva aventura, las motivaciones que le llevaron a ella y la reflexión del panorama musical y cultural actual.

 

Fechas de la gira de Maga
Fechas de la gira de Maga

 

– Todas las entrevistas que realizo las inicio del mismo modo, así que, defínete con una sola palabra. Bueno, a ti o al grupo en general, como prefieras…

Perfeccionista

– ¿Por qué?

Porque soy muy exigente conmigo mismo y con los demás en las cosas que me gustan, evidentemente. Entonces, en lo que nos toca, que es la música, la música de Maga o la que yo genero, siempre tengo la sensación de que puedo hacerlo mejor; siempre, pues, esta canción podría haber quedado un poco mejor, la voz la podría haber cantado un poco más afinada, la intencionalidad, la letra hubiese sido mejor si hubiera cambiado esta coma de sitio… Siempre pasa, no sé porque, no tengo ni idea. No sé si es porque soy aries y está de alguna manera vinculado al signo del zodiaco si crees en este tipo de cosas o no, pero sí es cierto que soy hiper perfeccionista.

– Eso podría llegar a ser un problema…

Sí, para alguna gente lo es. La gente por ejemplo desordenada o pasota, no puedo con ella. No podría trabajar, que a lo mejor se trata de mi gran amigo, pero no podría.

“Domingo”, del nuevo disco, me deja entrever una necesidad de volver a retomar algo que dejaste hace tiempo. ¿En qué momento te diste cuenta de que Maga tenía que volver?

Claro, mira, precisamente “Domingo” es una canción que yo creo que refleja el espíritu de Maga actualmente y refleja un poco la intención de la vuelta. Más que retomar una cosa que habías dejado, aunque está bien lo que comentas, no es volver a algo que tenías en el pasado, sino estar cansado de tu zona de confort y querer despojarte de las cosas materiales o inmateriales que te pesan en ese lugar y aventurarte a lo desconocido. Y esa aventura a lo desconocido, sea con equipaje o no, es sobre todo una aventura para quitarte prejuicios y complejos y para sacudirte el polvo de la chaqueta, como me gusta a mí decir, quitarte tics del pasado y disfrutar del camino, o sea, no establecer metas ni objetivos, sino decir estoy andando este camino, lo estoy construyendo. Como decía Antonio Machado, “se hace camino al andar”. Pues un poco esa idea, ir avanzando, ir creando un futuro que no está dibujado delante de ti y que tú eres, simplemente, quien lo va dibujando porque has dejado atrás cosas que te resultaban pesadas. Y yo creo que esto se puede extrapolar al disco. En este caso, nos hemos traído las cosas buenas que consideramos del origen de Maga, como recuperar los sinters, bases electrónicas, melodías luminosas, ritmos más juguetones, pero quitarnos también prejuicios de cosas y aventurarnos a otras que quizás no hubiésemos hecho hace ocho años como alguna temáticas en las letras, canciones con ciertos toques sureños o cosas así.

Sí, bueno, creo que has elegido una buena canción para definir el nuevo momento del grupo.

Tras decidir aventurarte de nuevo, ¿cuál fue el primer tema que te convenció para embarcarte de lleno en “Salto horizontal”?

Cuando nadie me escriba”. Sí, esta canción. Después del parón, lo que motivó la idea de volver o lo que lo hizo atractivo, fue que apareció una serie de bocetos. Estaba en casa, me ponía a componer, grababa cositas que sonaban a Maga y hablé con mis compañeros y les dije “Mirad, me pasa esto, ¿qué hacemos? ¿Nos atrevemos?”. Entonces, de todos esos bocetos, la primera que elegí para mandársela al bajista del grupo, Javi, que también hace letras y tal, fue esa. Pensé que tenía una melodía sureña y se la pasé. Él me la devolvió con una estrofa del estribillo que precisamente tenía un aire sureño, la letra evocaba a imágenes que a mí me transportaban a una tarde en el puerto de Santa María, un atardecer con la ropa tendida, en fin, imágenes que están en nuestro ADN cultural de alguna manera. Y dije, ¡coño, qué buena conexión! No le he dicho nada de esto y la canción tiene un cierto aire; y él, en vez de haber hablado de cualquier cosa, me presenta algo que tampoco habíamos hecho nunca, un tratamiento lírico que no habíamos desarrollado en discos anteriores. Por eso le tengo especial cariño porque fue la canción que nos dio una imagen de lo que se podía proyectar como disco nuevo, algo diferente, interesante, algo nuevo que tenemos que contar a nuestros seguidores y no un rollo a lo continuista, sino un mensaje nuevo, formal y en contenido. Es una canción que merece destacar.

– ¿Os resulta difícil dentro del grupo poneros de acuerdo sobre gustos, letras, melodías, etc.?

Cuando trabajamos juntos no, lo que pasa es que cada uno tiene gustos de su padre y de su madre. Escuchamos música diferente, aunque hay cosas en común, por supuesto. Pero conforme pasan los años nos distanciamos más en ese nivel, a parte no vivimos en la misma ciudad, tenemos influencias diferentes y quizás las que tengamos en común son más antiguas, más clásicas. Aun así, a la hora de trabajar, de repente, nos hacemos uno. Hemos formado una manera de trabajar en este disco súper intensiva, también de la mano de Ángel Luján, productor del disco. Fue una maquinaria muy eficiente con cuatro patas, Ángel, César (teclista), Javi (bajista) y yo porque nos pusimos un nivel de exigencia y un ritmo de trabajo brutales. Decidimos que si sacábamos un disco tenía que ser el mejor disco de Maga. No podíamos quedarnos a medias ni ser algo autocomplaciente, teníamos que quitarnos ese corsé del pasado, experimentar con cosas que no habíamos experimentado nunca, probar cosas nuevas, quitarnos complejos y prejuicios y hacer algo de lo que nos sintiéramos al final 100% orgullosos y satisfechos. A costa de un año y pico de curro intensivo, a veces hasta el punto de la confrontación, pero productiva porque el resultado ha sido óptimo. Quizás si no hubiésemos tenido ese nivel de exigencia con nosotros mismos no hubiéramos alcanzado este nivel de calidad que tiene el disco.

– ¿Inspiración a la hora de componer? ¿Qué te dice “voy a contar esto”?

Siempre te inspiras en vivencias personales. Me imagino que es el alimento de cualquier artista en general, pero es cierto que las temáticas de las canciones de este disco ha trascendido un poco de lo habitual, es decir, nosotros siempre hemos sido un grupo que ha tratado mucho el tema del amor y desamor, siempre muy románticos, pero conforme pasan los años uno vive el desamor de otra manera e incluso incluyes un poco de ironía y sarcasmo, no se te rompe el corazón igual con 20 que con 40 años, aunque se rompe igual. Entonces, es verdad que en las canciones que hablan de desamor hay canciones que son más tristes como “Incendios a merced del viento”, un poco más amarga, pero luego hay canciones como “Juego” que es todo lo contrario. Hay un contraste muy interesante, porque esta última habla de una relación que se va a ir al garete, pero le das una última oportunidad, haces lo imposible para salvarla, como cosas de naturaleza mágica, malabarismos sin manos como “Salto horizontal”, canción con la que sacamos el nombre al disco. Es como un optimismo camicace que, al final, se zanja la historia como siempre. Sí es cierto que es la primera canción de desamor que afrontamos con optimismo, ironía. Si esto se acaba, al menos acabamos riendo. Esto te lo da la experiencia y supongo que la edad. Hace 20 años era todo “dios mío me ha dejado” y ahora es otra cosa.

También es cierto que hay canciones en el disco con otra temática que hemos querido meter y que han salido de lo natural, no ha sido premeditado.

Por ejemplo, “La noria”, como tema con contenido más social que amoroso, ¿no?

 “La noria” es la primera canción de Maga que tiene un componente social. Esta canción sí que es premeditada, ya que teníamos la melodía y dijimos de darle un toque de realismo. Al fin y al cabo somos personas que vivimos en el mundo y vemos las cosas que pasan y queríamos hacer una canción que de alguna manera reflejara nuestro entorno social, cotidiano, pero no queríamos que fuera rollo panfletario, queríamos que fuera con nuestra manera de escribir, ya que sería un contraste raro y friki que hiciéramos una canción tipo protesta, barricada, no iba a ser el caso. Entonces, con nuestra manera, quisimos rendir un tributo a gente que ha dado voz a peña que no la ha tenido durante mucho tiempo, que aunque al final se haya ido todo al carajo y haya quedado todo como una especie de ojalá se haya desarrollado esto de otra manera, pero queríamos participar en esto y unirnos a esa voz. Y de hecho incluso la canción refleja esa contraposición, la estrofa bastante amarga que habla de cosas que podrían haber sido y no han sido, pero el estribillo da un ala de esperanza en un futuro. Bueno, no sé, nos apetecía hacerlo y creo que nos ha quedado bastante chulo.

– ¿Qué sensaciones tenéis con este disco? ¿Cómo lleváis la vuelta a los escenarios, festivales como el Sansan…?

Los escenarios con la gira de presentación y los festivales cuando nos veamos la próxima vez te diré cómo ha sido, pero desde luego estamos súper contentos y excitados con la idea de sacarlo al directo porque es un disco complejo a la hora de adaptarlo por muchísimas capas y soniditos que tiene, pero estamos trabajando en el local para que eso se pueda llevar bien.

Y bueno, contentos por los comentarios que nos llegan, por ahora son todos positivos y parece que la gente está sabiendo apreciar el esfuerzo que hay detrás de ese disco.

Igual que me gusta empezar siempre de la misma forma, me gusta también meter cizaña al panorama musical actual cuando sé que el artista en cuestión está dispuesto a contestar. ¿Qué papel juegan las discográficas a la hora de contratar a un grupo? ¿Por qué se parecen la mayoría que triunfan entre sí?

Sé a lo que te refieres y no voy a nombrar a ningún grupo, pero sí es verdad que de repente cuando funciona una formula se da como un efecto clónico en cadena, y es peculiar cuando se da este efecto de segunda relación: está el grupo original, el grupo que le copia y el grupo que copia al que estaba copiando al original. Bueno, puede que haya discográficas que busquen eso. No te sé decir en experiencia propia, ni siquiera conozco a gente que le pase eso, pero puede ser que haya gente que ande buscando la réplica de.

Mira, a nosotros nos han dicho mil millones de veces “ostras, pues no sé quién se parece mazo a vosotros” o “no sé quién os ha copiado el estribillo”… Pues para mí esas cosas me parecen halagüeñas, a mí que alguien me diga que Pepito se parece a Maga y que Pepito ha hecho una canción que tiene un tufillo a una de las nuestras, pues yo qué sé, será que le gusta al chico. No me preocupa.

– ¿Y el éxito mediático está relacionado con el dinero?

No necesariamente. Bueno, el éxito mediático no lo sé, pero el éxito en cuanto al público no tiene porqué, tú puedes tener un público súper fiel que te sigue a los conciertos y no tienes porqué salir en todas las revistas y en todos los medios. Yo creo que en el caso de Maga está bastante equilibrado porque somos un grupo bastante respetado por los medios por nuestra veteranía y bueno, porque acabamos de hacer un disco que creo que demuestra que estamos en forma y aparte tenemos un número de seguidores muy fiel, entonces creo que hay un equilibrio interesante.

Después… De pasta no te puedo hablar, ojalá.

– ¿El gobierno afecta?

Directamente a nosotros no, pero si hay iniciativas del tipo no conceder licencias, prohibir que se celebren conciertos en muchas ciudades como ha ocurrido que ha habido como una especie de caza de brujas con la música en directo, pues sí, de repente ha habido épocas en las que en ciertas ciudades no se podía tocar por falta de salas ya que el ayuntamiento de turno estaba prohibiendo tocar. Nos ha pasado eh, en 15 años hemos estado en ciudades que eran hervideros de conciertos y años después no había salas.

– ¿Se puede vivir de la música?

Se puede. Hay gente que vive muy bien de ella, hay quien no puede y hay otros que sobrevivimos. Te puedes mantener. Si no tienes unos hobbys muy caros, sí.

– Y con todas estas trabas anticultura, ¿qué os motiva?

Principalmente la música, el hecho de hacer música que para mí es lo principal. No es ni siquiera un medio de subsistencia, que también, sino un medio de necesidad vital. Llevo desde niño absolutamente sumergido en la música, como melómano y después profesional, entonces el placer que yo consigo y satisfacción y realización personal que obtengo con la música, no me lo da otra cosa en la vida. Y bueno, lógicamente, mientras tengamos seguidores, gente que quiera vernos y comprar nuestros discos, merecerá la pena seguir haciendo.

– ¿Cómo habéis recibido la acogida de compañeros como Zahara, Iván Ferreiro, Love of lesbian…?

Pues muy bien. El año pasado, justo ahora se ha cumplido un año, hicimos el concierto del 15 aniversario del grupo en Madrid y colaboraron con nosotros un montón de amigos como Xoel López, Zahara, Iván Ferreiro, Ani B Sweet, Ramón de New Raemon, Noni de Lori Meyers, y me olvido mogollón, y fue un reconocimiento que agradecimos mucho porque después de estar un tiempo parado llega un momento en el que no sabes si la gente se acuerda de ti y comprobamos con creces que no solo el grupo seguía estando presente para el público, sino que para los compañeros de profesión éramos un grupo querido, nos tenían cariño, a nosotros y a nuestro repertorio, y aprovecharon nuestro aniversario para rendirnos ellos a nosotros un homenaje. Fue precioso y nos ayudó a alimentarnos de cara al disco nuevo.

 – Tu experiencia más FESTICIDA.

Hostias… Bueno, mi experiencia más festicida hace muchísimos años un festival en Lleida, salir de Sevilla a las siete de la mañana, pasarnos la prueba de sonido, llegar justo a la hora del concierto con un calor extremo, tocar sin camiseta, casi desmayado como con una especie de lipotimia… Fue realmente una aventura que después la recuerdas con cariño, pero en ese momento fue un suicidio, un feticidio.

Larga vida y mucha más música.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *