Mira, los muchachos de mucho! – Entrevista –

Recién estrenado su nuevo disco “Pidiendo a las puertas del infierno”, los chicos de Mucho están de promoción y a punto de empezar con su nueva gira. Les robamos unos minutos para charlar con ellos:

¿Cómo os gustaría que os definieran en Wikipedia?

Mucho, banda increíble de rock cósmico, que sentó las bases de un nuevo sonido en España en 2016 y derribaron el muro. Les comparaban con David Bowie y Beck en su época, algo así.

Banda cañón (Entre risas).

Decís que este disco es el más extraño que habéis hecho, ¿por qué?

Hemos cambiado la forma de hacer discos, haciendo lo contrario de lo que solíamos hacer, entonces es extraño en ese sentido, pero no sé si lo es para la gente.

Normalmente, para preparar un disco,  lo preparas en el local de ensayo, haces maquetas y cuando lo llevas muy bien ensayado, lo llevas al estudio y registras con calidad lo que has hecho antes. En este caso, ha sido ir casi sin nada e ir a un estudio-casa. Dormíamos, nos levantábamos y empezábamos a tocar una canción en el estudio, nos metíamos en la zona del ordenador y escuchábamos e íbamos decidiendo. Y así plasmábamos la primera impresión, con la frescura de la primera vez que la tocas. Y luego además, empezamos a tocar instrumentos a los que no estábamos acostumbrados, veníamos de tocar guitarras y bajos, y ahora estamos con los sintetizadores que son muy complicados de hacer sonar y aún estamos preocupados un poco con eso.

¿Vuestras familias qué os han dicho al escuchar el disco?

La verdad es que les ha gustado bastante, aunque no lo han escuchado entero, van al ritmo de la gente. Se lo mandé por Wetransfer y no fueron capaces de descargarlo, así que han escuchado lo de la radio y les ha encantado.

Nos han visto bailando en un vídeo y les ha parecido un poco ridículo y gracioso a la vez, y les recuerda a algo que ya habían vivido. Les recuerda a Michael Jackson, que es una buena señal, porque era la intención.

Habéis comentado que os habéis liberado en este videoclip porque habéis bailado, ¿lo próximo va a ser Mucho como reinas de las tarimas? 

¡No! jajaja, nos hemos liberado porque nunca bailábamos, ni siquiera en la intimidad de la amistad, en un bar, como si fuésemos los más borrachos de la vida, nunca habíamos bailado. Hacerlo en un videoclip para nosotros nos suponía pasar verdadera vergüenza. Una vez hecho esto no volveremos a bailar en la vida.

Ana fotografiando a Mucho durante la entrevista.
El cazador cazado. Ana fotografiando a Mucho durante la entrevista.

Soléis hablar de conceptos muy bíblicos, ¿sois como los 4 jinetes del apocalipsis?

La verdad es que no sé porque nos sale tan religiosos, porque en las letras no hay ninguna referencia ni a Dios ni a Satán. Es bonito llamar a las canciones así, ya que envuelves a las canciones en algo tan eterno como es la religión o la historia del arte, son conceptos que te acompañan toda la vida. Como las películas de Star Wars que en realidad son un mito griego o cualquier película que intente innovar en su narrativa no dejara de tener 3 actos o ser un mito griego.

El hecho de estar en varios grupos ¿Os ayuda o dificulta?

En realidad nos ayuda, nos enriquece y nos hace mejores músicos. Al ver cómo hace canciones otra gente o qué necesitan aprendes. Recibes lecciones que te ayudan a hacer las tuyas. Además, trabajas todo el rato en la música, cosa que te da mucha soltura y luego puedes explotarlo en tu banda, o no.

Como os llamáis Mucho, muchos medios os hacen bromas con doble sentido, ¿Cuál es la que más os ha gustado?

Normalmente no nos hace especial gracia, pero porque la mayoría son chistes que ya hemos hecho nosotros, pero en una ocasión estábamos en el estudio y nos encontramos con los de Love of Lesbian y dijo Yuli: “Mira, los muchachos de mucho” y nos hizo mucha gracia. Normalmente nos lo hace mucha gente y a mí me parece enternecedor, porque cuando le pusimos el nombre ya sabíamos que nos harían bromas y al final nos las hacen.

¿Qué os sugiere Festicidas cuando lo escucháis?

Me imagino al chico de la mochila de cerveza, con los calzoncillos por fuera en plan superhéroe, pero con Napalm, quemando todos los festivales del país para que los bolos vuelvan a las salas, aquellos conciertos largos y no los de 40 minutos de los festivales.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *