“Uno se da cuenta de que, simplemente, sacar un disco, ya es un éxito” – Entrevista a Anaut

Anaut está en plena promoción de su nuevo gira, “Hello There Tour”. Quizás vender su nuevo disco  como uno de los trabajos más prometedores de la nueva temporada musical es atrevernos demasiado, pero no podemos calificarlo de otra manera. La banda nos ha destripado cada secreto de este proyecto, además de aceptar enfrentarse a nuestro tercer grado sobre el panorama nacional actual.

Pasen, lean, disfruten. Y si os gusta, escuchadles. Es la mejor carta de presentación y la única manera de darnos la razón, o no.

entrada

 

1. Definid a la banda con una palabra. 
Americana.

 

2. ¿Por qué?
Tocamos música original. Son canciones muy diferentes  entre sí y tocamos varios estilos. Lo que tienen en común todas ellas es que tocan géneros de raíz americana.

 

3. “Hello There” es vuestro último trabajo lanzado. En él podemos encontrar un sonido más maduro con respecto a los anteriores. ¿Cuál es la evolución más notable desde vuestros inicios hasta ahora? 
Al principio no éramos una banda. Gabri Casanova (teclista) y yo, con la ayuda de Rodrigo Díaz “el niño” a la batería, hacíamos bolos en Madrid, Vitoria Gasteiz y, en realidad, en cualquier sitio del que nos llamasen. Tocábamos en la formación de trío de hammond versiones del estilo e introducíamos temas propios, que acabaron convirtiéndose en parte del repertorio del primer disco “140”. Cuando se produjo la diáspora estudiantil que hoy en día pasa en cada casa, la banda siguió en trío en Amsterdam. Al bajo se puso Joan Comaposada y a la batería el holandés Philippe Lemm. Cuando acabé la carrera en Holanda y volví a España, aprovechamos para acabar los temas y grabar el disco en una especie de reunión. Joan, Philippe, Gabri, Arteta, Celestino y yo, junto con las incorporaciones de Aki Spadaro (pianista siciliano) y Juanga Lacunza (trombonista de Iruña/Pamplona) grabamos por vez primera bajo el nombre de Anaut. Desde aquel 2013, todo han sido pasos para configurar un cuarteto estable con el que trabajamos a gusto, reímos, comemos bien y conocemos España. Una gozada y una suerte poder compartir esta experiencia con estos seres humanos, ciertamente. Y, desde aquí, muy agradecido a todos los músicos que han formado parte de esta banda.

 

4. ¿Habéis mostrado en este disco todo lo que queríais mostrar? 
Si hablo con honestidad, quizás no sea mi disco favorito. Sí que es mi directo favorito. Considero que “Time goes on” quizás tenga una mejor recopilación de canciones, pero la energía de tocar los temas de “Hello There” es la mejor que ha tenido la banda hasta la fecha. El mejor disco está por venir, desde luego.

 

5.  ¿Algo que hayáis querido reflejar y que el público no se ha dado cuenta todavía? 
Ya sea en este disco o en la esencia en sí del grupo. Abordamos el directo con
bastante sinceridad. Nos reímos de nosotros mismos y, en general, los conciertos de Anaut incluyen bastante descojone generalizado. No sabemos interpretar la figura de rock star ni nos interesa lo más mínimo. Creemos que sí sabemos trasmitir esa diferencia entre lo cómico de los personajes y la seriedad con la que hacemos música. Quizás cueste hacer entender el mensaje de las letras, por ser en inglés. Procuro explicar la temática y el enfoque antes de cada tema pero, por desgracia, falta tiempo para que la gente sea consciente de que, aun en inglés, puede entender más de lo que creen.

 

6. ¿Qué expectativas teníais a la hora de meteros de lleno en la creación del disco? 
Dar un paso adelante estilísticamente. Crecer, averiguar quiénes somos, musicalmente.

 

7. ¿Os habéis arrepentido en algún momento del proceso de haberos involucrado de nuevo en un trabajo así? 
Cada disco de Anaut ha sido pre producido, financiado y grabado de una manera diferente. Ha sido un gran aprendizaje, la verdad. En este disco, comenzamos el proceso con temas a medio acabar para dejar margen a la creación entre los cuatro. Nos gusta el resultado, pero desde luego no ha sido el camino más difícil. En ocasiones resulta más claro seguir el camino que marque aquel que tenga en la cabeza cómo debe ser el tema, en lugar de crear todo entre todos. Es una especie de democracia muy poco efectiva para la toma de decisiones.

 

8. ¿Seguís algún patrón de composición? ¿Cuál es vuestro proceso? 
Por un lado, tenemos ideas de armonías y melodías, de grooves y, por otro lado, letras. Suele ser excepcional que la letra y la música surjan juntas. Solo en caso de máxima inspiración (generalmente con el corazón roto o de resaca) es así. Así que, mientras definimos la temática de la canción, ésta nos ayuda a tomar decisiones musicales que refuercen la unidad de la misma.

 

9. ¿Estáis conformes (y felices) con el resultado?
Sí. Uno se da cuenta de que, simplemente, sacar un disco, ya es un éxito.

 

10. ¿Cómo lo ha acogido el público? ¿Os esperabais mejor acogida, peor o no teníais ningún pensamiento marcado? 
Los directos funcionan muy bien. Seguimos en la lucha de intentar que los discos transmitan fielmente esa experiencia.

 

11. Ahora de forma general, vosotros que lo vivís más de cerca. ¿Creéis que en España se valora la cultura (y la música en concreto) como se merece? Tanto a nivel público-social como a nivel institucional y dentro de los mismos compañeros de profesión. ¿Os sentís apoyados? 
Cada día entiendo menos qué es España y qué funciona en este país. Somos gente muy diversa y todo está muy polarizado. Grandes músicos no faltan. Grandes melómanos, tampoco. Lo que no alcanzo a comprender es por qué hay músicos con un éxito desmedido y otros que se mueren de hambre. Tampoco entiendo por qué, tantos años después de la censura y el doblaje, cantar en inglés sigue siendo una barrera en este país. Ojalá las nuevas generaciones reinicien.

 

12. ¿Pensáis que hay algún factor – o factores – concreto que haga que existe una desvalorización de la música? Por ejemplo, yo pienso que el hecho de etiquetar a las bandas en un género hace que se segregue mucho la música y, sobre todo, los gustos. Si escuchas lo denominado indie ya no puedes escuchar rock. ¿Consideráis necesarias las etiquetas? 
Si las etiquetas fuesen sinónimo de excelencia o calidad (como en el jamón ibérico) serían muy útiles para garantizar al consumidor que lo que compra tiene una calidad. Sin embargo, en un país donde la prensa especializada suele pecar de copiar la nota de prensa y poner la foto encima, las etiquetas estilísticas y las críticas dejan de tener sentido y valor referencial.

 

13. ¿Qué opinión tenéis de los festivales? Es verdad que los hay, por suerte, que siguen cumpliendo con la esencia inicial de un festival: un evento donde poder escuchar, disfrutar y descubrir música. Sin embargo, también hay festivales que han pasado a ser macrofiestas donde lo que prima es conseguir el mismo ambiente que en Magaluf, por poner un ejemplo que se entienda. A día de hoy el romanticismo de coger el horario y organizarte para poder ver a todas las bandas que quieres, se ha perdido. El cartel importa lo mínimo y esto se vive en la mayoría de nuevas generaciones (hay excepciones, por supuesto), las cuales son el futuro y las que no tienen cultura musical ni un interés llamativo en ella.
Opino y opinamos lo mismo que tú. Creo que queda claro.

 

14. ¿Preferís tocar en sala o en festival? 
Sala o festival donde la gente sabe quiénes somos.

 

15. ¿Merece la pena dedicarse a la música?
Sin duda.

 

16. ¿Volveríais a escogerla? 
Sí. De hecho, lo hacemos cada lunes por la mañana.

 

17. En el hipotético caso de tener que dejar la música, ¿cuál sería el motivo de mayor peso para tomar esa decisión? 
Querer ser infeliz.

 

18. Volviendo al disco. ¿El título es una llamada de atención? En el sentido, “hola, estamos aquí”. 
Efectivamente, el cambio de estilo -pensamos- nos obliga a volver a presentarnos.

 

19. ¿Qué destacáis de él? 
El sonido, el riesgo en la producción, algunas de las canciones y el diseño.

 

20. ¿Habéis hecho lo que os ha apetecido? ¿Siempre lo hacéis?
Generalmente, aunque encontrar qué es lo que te apetece es ya un ejercicio. No debe confundirse con el estancamiento.

 

21. ¿Qué vamos a poder encontrar en la gira?
Cuatro personas humanas -amigos de sus amigos, unas bellísimas personas- que no escatiman con qué equipo se llevan a los bolos, bastante experiencia tocando y todas las ganas del mundo de tocar sus canciones para el/la que se acerque.

 

22. ¿Hay Anaut para largo?
Con un nombre u otro, sí. Personalmente, yo quisiera escribir música toda la vida. Y la relación entre nosotros es inmejorable, somos familia. Así que no se me ocurre por qué no va a ser así.

 

23. Experiencia más FESTICIDA. 
El primer año que tocamos en Sonorama (llevamos felizmente tres actuaciones allí) estábamos en un escenario que sonaba horriblemente, con técnicos que llevaban horas y horas haciendo bandas y un descontrol generalizado importante. Por supuesto, sin prueba de sonido, ya sabéis. Después de gritar al técnico de monitores durante un tema entero para que subiese la voz (mientras él miraba el móvil y se comía un bocata, totalmente ajeno a la problemática) acabé tirando un monitor a ver si miraba. Vestidos de traje y con una actitud bastante The Who, entendimos qué significa ser Festicida.

 

Queda todo dicho. Nos vemos en la gira, queridos.
¡Apunten las fechas! Que no os lo cuenten, os arrepentiréis entonces.
    • Sábado 24 de noviembre, VALENCIA.
    • Miércoles 28 de noviembre, MADRID.
    • Viernes 30 de noviembre, TOLEDO.
    • Viernes 14 de diciembre, BILBAO.
    • Sábado 15 de diciembre, ERMUA.
    • Viernes 4 de enero, LOGROÑO.

Para más información y entradas, visitad la página web del grupo: Anaut.

 



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *