La primera edición de O Son do Camiño triunfa en Santiago

A tope estaba Santiago de Compostela.  A tope. Con los imprevistos del tráfico, y todo lo que supone el kit de supervivencia de acampar y un largo etc., me supuso no llegar para Triángulo de amor bizarro, banda gallega que jugaba esta vez en casa. Desplegué una silla y los escuché de lejos, desde el camping, mientras mis colegas seguían descargando movidas. Empezó a lloviznar cuando al poco rato ya tocaba el turno de Franz Ferdinand. La banda escocesa hizo un repaso de los temas más populares. Ejemplo de ello: “Take me out”. Pero oye, tampoco faltaron canciones nuevas como: “Lazy boy”. Lo mejor siempre son los balances. Algo conocido para menear el esqueleto, algo nuevo y fresco para cautivar la atención del público más exquisito. Pero de que el público quería bailar, eso… estaba claro.

 

SONDOCAMIÑO FRANZFERDINAND 003

Franz Ferdinand sobre el escenario galego. Foto: @xaviiglesias

Tras Franz Ferdinand tocaba Rufus T. Firely. Había más de uno que estaba esperando ya impacientemente para el siguiente grupo, ni más ni menos que The Killers. Los vi desde el palco VIP. Aún no sé como me conseguí colar ahí. Pero eso, ya es otra historia. Observaba toda la peña súper apilada y apretada desde lejos. Daba la sensación de que aquello no era real. Parecían hormigas.

“The man”abrió el show de la banda americana y el público coreó la canción. A Brandon, se le escapó algún que otro gallo,y como valoración final,  fue un concierto sobrevalorado por parte del público gallego. (Ojo, y eso que yo soy seguidora de la banda).  Aunque la energía era alucinante. Y fue una valoración de “We were killing it!”. Cerraron el telón con la mitiquísima Mr.Brightside. Después vendría la fiesta padre con dj Lost Frequencies. Ahí aproveché para ir a comer algo, charlar con la peña, caerme, pero sonó muy bien, oye.

Volvamos a lo de caerme: el Festival de O Son do Camiño, tuvo la Cruz Roja petada de gente en todos los días del abono. Pues con tantos agujeros, y escalones imprevistos, más de uno se dio una buena leche. (Aquí la menda, por ejemplo). Aprovecho para hacer un llamamiento para la segunda edición: ojo, organizadores, poned luz, paneles de luz, letreros, poner el terreno en condiciones pero haced algo, por favor.

A la mañana siguiente mientras me ponía hielo en la rodilla me crucé con un viejo amigo de Valencia. Me cambié y me fui con él y sus amigos a una playa en Portonovo (paraíso). A la vuelta llegué para un par de canciones de Residente. El público bailaba a tope. Lloviznaba cuando me fui para la caseta de prensa y los periodistas de la Voz de Galicia observaban la tormenta caer. Después paró y fui a ver a Two Door Cinema Club. Me hacía una ilusión loca. El concierto fue increíble (que voy a decir si los adoro) y la energía de la banda británica contagiaba los ritmos a un público participativo y sonriente que cantaba las canciones más míticas. No llovía y eso molaba. Pero no todo es coser y cantar: había unas plastas que sólo hacían fumar tabaco y me pisaban. Creo que se detectar cuando alguna peña va muy pasada: cuando fuman como carretillas porque están pedo y ya no controlan un comino. Cerraron con mi canción favorita “Sun” y sentí felicidad en el pecho.

La M.O.D.A fue el concierto nacional más aclamado del festival. A pesar de que no los fui a ver porque estaba reventada. Pero todo el mundo estaba hablando de ello. Y se nota que están de “moda”.

Jarmiroquai lo petó pero se hacía muy monótono. Él iba en vaqueros, con una chaqueta deportiva blanca de Adidas y llevaba puesto sobre la cabeza un gorro con luces un tanto bizarro. Me recordaba a una pelota de fútbol. Sus músicos acompañantes eran de gran calidad, y el ritmo y tablas sobre el escenario era bueno, pero como bien dije antes…se hacía cansino. Casi todos nos llegamos a apalancar y nos sentamos en el césped a esperar que acabase. Me reía cada vez que algún colega se acercaba para decirme “todo me suena igual”.

 

SONDOCAMIÑO LEONBENAVENTE 002

“Después disfruté de León Benavente. Mi colega nunca los había escuchado y cuando se los recomendé, flipó. Lo perdí entre el público mientras hacía “pogo”. Se lo pasó teta.” Foto: @xaviiglesias

29908239518

Tras él cerraría dj Don Diablo la velada del penúltimo día del festival. Lo escuchaba desde la tienda de campaña y no conseguía dormir del bochorno. Cuando estaba casi acabando empezó a caer una buena. Esa noche tronó y llovió bien a gusto, allí en O Monte do Gozo perdidos de la mano de Dios. Pero no fue tan mal como las previsiones lo montaban. Aunque mis amigos saltaron del susto en la tienda, pero esa es ya paranoias aparte.

Me fui a Santiago (centro) para quedar para comer con unos amigos de California y así, refugiarme de la lluvia y las horribles previsiones que había para el día. Así que no vi a Novedades Carminha, a pesar de que me comentaron que fueron súper divertidos y a Morgan, a pesar de que me hacía mucha ilusión verla por primera vez en directo. (Poder llegar al festival desde el centro fue una odisea).

Cuando conseguí llegar para Mando Diao ya estaba el escenario Estrella Galicia totalmente lleno y fue genial. Bailé “Dance with somebody” con la que cerraron el concierto.

Después disfruté de  León Benavente. Mi colega nunca los había escuchado y cuando se los recomendé, flipó. Lo perdí entre el público mientras hacía “pogo”. Se lo pasó teta.

Me fui un poco antes para hacer sitio para Lenny Kravitz. Mis colegas americanos me hablaron de él, de que estaban hospedados donde él, etc. Y parecía que las ganas de verlo en directo se hicieron más grandes, como cuando te hablan de comida y empiezas a salivar.

 

SONDOCAMIÑO LENNYKRAVITZ 003

Lenny Kravitz disfrutó y nos hizo disfrutar como niños. Foto: @xaviiglesias

Lenny abrió con “Fly Away” y fue empezar a tocar su guitarra y lanzar su voz y parecía que todo el público había “comido Trolls”. “Qué guapo es”; “Qué grande”; “Qué sexy”. Creo que nunca había visto tanta idolatración en mi vida. Aquel hombre era Dios. El mejor concierto de mi vida incluyó temazos como la de “American Woman” de The Guess who y de Bob Marley & The Wailers interpretó “Get up, Sand up”,“ Are you gonna go my way”, etc. Los músicos que lo acompañaban eran también buenísimos.  Lenny se lo pasó genial en Galicia, sino sólo tenéis que entrar en su Instagram para ver lo agradecido que está.

Después tocó C.Tangana en el otro escenario, yo pasé olímpicamente de ir. Creo que aproveché para ir al baño, comer algo en el camping, lo típico. Pero es verdad que lo petó, sólo tenía que abrir las redes sociales y era todo videos de conocidos bailando sus canciones a muerte. El dj Martin Garrix cerraba O Son do Camiño. Me quedé para verlo pero no me dijo nada. Veía su sombra, luces, colores. Y sentía que era eso, un mero espectador de aquel show en lugar de fundirme. Desde luego, no soy una fan ferviente de la música electrónica, pero lo intenté.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *