“Ha sido un viaje de dar tumbos, con un montón de obstáculos, pero con una sonrisa en la cara” – Entrevistamos a Dinero

En plena promoción valenciana de “A 10 años luz”, y tras tener que enfrentarse a más de diez entrevistas, tuvimos el placer de ser recibidos por Sean Marholm, cantante de Dinero, para charlar sobre esta década en el panorama musical nacional.

Para celebrar el décimo aniversario, Dinero, una de las bandas de referencia en nuestro país para muchos artistas reconocidos y por reconocer, quiso recopilar 14 canciones grabadas en directo contando, además, con colaboraciones como la de Iván Ferreiro, Nina de Juan (Morgan), Mikel Izal, Dani Martín, Gonçal Planas (Mi Capitán) y Charlie Bautista, entre otros.

Un disco con el que recorrerán míticas salas, como La3 de Valencia el 14 de abril donde contarán con algunos invitados muy especiales y, además, el público, con vuestra entrada, tendréis un papel muy importante. Así que, antes de lanzaros nuestra conversación, os recomiendo seguir a Dinero en sus redes sociales para enteraros de todos los detalles y no perderles la pista. Merecerá la pena.

Sin más: pasen, lean y disfruten.

 

  • Define al grupo con una palabra.

Fuerza.

  • ¿Por qué?

Porque es lo que somos. Es nuestra principal baza. La fuerza en los conciertos, la energía. Hace diez años lo hacíamos de forma natural, ahora nos toca salir a correr y entrenar para aguantar el ritmo.

  • ¿Cantar o bailar?

Cantar.

  • ¿Y el público?

Observar. Bueno, más bailar porque me da mucha rabia cuando alguien canta algo al lado y no escuchas nada.

  • En una década se viven muchas experiencias, pero formando parte de un grupo de música imagino que es multiplicado por dos. ¿Cómo ha sido el viaje durante estos 10 años?

Ha sido un viaje de dar tumbos, con un montón de obstáculos, con un montón de sorpresas también y estamos llenos de cicatrices, pero con una sonrisa en la cara.

  • Igual que se viven muchas cosas, se madura y evoluciona. ¿Cuál ha sido el principal cambio del inicio a ahora?

Lo que te he dicho antes, ahora para aguantar el ritmo de los conciertos tengo que entrenar, ya no tengo la vitalidad innata de los veinte y pico, pero por lo demás todo guay. Además, también me viene bien para la cabeza. No me apetece, pero lo debo hacer.

  • ¿Cómo llegasteis a la idea de decir “cumplimos diez años como banda, vamos a hacer algo especial”? ¿O simplemente os lo propusieron?

Con las cifras redondas los seres humanos siempre tendemos a englobar y cerrar etapas echando la vista atrás. Sí que es verdad que al principio estuvimos hablando con la discográfica de a lo mejor hacer una reedición de algunas canciones de “Cero”, que salió justo hace un año, con algunas colaboraciones, pero de repente llegó el momento del décimo aniversario con el primer concierto y dijimos de hablar con la discográfica y hacer un recopilatorio que se saliese un poco de lo normal, con canciones en directo y tal, y fuimos para adelante.

  • ¿Y el tema de colaboraciones? ¿Cómo salió la idea de colaborar, por ejemplo, con Dani Martín? Que quizás haya sido la colaboración que más me ha chocado.

Yo conocí a Dani en Madrid, vino una vez hace años a ver a alguien que tocaba conmigo en un circuito de conciertos acústicos y me vio a mí que se me rompió una cuerda, se me olvidó la letra, pero al tío le encantó, me dijo que tenía carisma, que tenía algo  y le conocí así. Entonces, cuando estaban con el programa de Carmona que había como una guitarra huérfana que se la pasaban de unos a otros en secreto y hacían una versión, cuando me tocó a mí hablé con Carmona y me dijo que iban a salir de la zona de confort para que no pareciese que nos pasábamos la guitarra entre colegas y se la tuve que pasar a Dani. Le hizo mucha ilusión y ahí hicimos más migas. Cuando pensé en él para colaborar, aunque entre discográficas tienen sus historias, al tío le encantó la idea. Es un rockero de corazón, lo era de chaval, te sorprendería de la música que me ha dicho que escuchaba y tenía ganas de rockear y me dijo “por supuesto”. Me sorprendió y fue brutal. Además creo que es de las que mejor ha quedado.

  • ¿Las demás colaboraciones también salieron de vosotros?

Sí, al final en estos diez años hemos hecho muchos amigos y casi todas las colaboraciones ha sido una forma de cerrar el círculo. Me acuerdo por ejemplo con Mikel Izal, que nos telonearon a nosotros una vez en Granada y había casi más gente con ellos que con nosotros en el concierto y le conocimos después, y me dijo que le flipaba Dinero, que él estaba harto de hacer circuitos de cantautores, que quería su banda y las dos de referencia que escogió fueron Dinero y Vetusta Morla. Claro, luego verles crecer y hacerse tan grandes nos hizo mucha ilusión. Por ejemplo, con ‘En invierno’ una vez nos falló el bajista en la prueba de sonido y ellos estaban en el festival, pues se metió su bajista y tocó el tema con nosotros. Entonces cuando hablé con Mikel y le hice elegir canción me dijo que él lo hacía pero si era esa (En invierno). Y así un poco han sido todas. Excepto El Drogas que lo conocimos para la ocasión, las demás canciones han sido un poco de amistad y de decir “oye, ¿te acuerdas que te dije que teníamos que colaborar algún día? Pues es el momento”.

  • Y el colaborar con gente como El Drogas que no sois amigos y no tenéis esa conexión, ¿es fácil?

No tenemos la misma conexión, pero sí que es verdad que El Drogas nos lo propusieron desde la discográfica, porque estamos en la misma, y nosotros nos acordamos de que en la primera gira estábamos en la furgoneta y escuchamos en la radio una entrevista de él y yo no sabía quién era porque soy guiri y no me enteraba de la música española, pero me dijeron que era un mítico. Pues justo en esa entrevista le preguntaron por bandas nuevas que le gustaban y él contesto Dinero. Todos en la furgoneta nos volvimos locos. Sí que es verdad que tenemos la sensación de que somos amigos de un montón de gente, de músicos, y tenemos muy buen rollo con ellos, pero no sabes hasta qué punto tus compañeros respetan a tu banda, la música que haces y el hecho de que todos contestaran con un “sí” o un “por supuesto” nos hizo venirnos muy arriba.

Y hay mucha gente que dijo que sí y luego por fechas no pudo pasar por el estudio. Como Leiva o Tarque que estaban juntos en un viaje en barco para desconectar, pero quién sabe si a lo mejor en el concierto de Madrid se pasan. Aunque como ya me dijeron que sí, tengo guardado ese comodín y para más adelante puede salir alguna colaboración.

  • Ahora os espera una gira de presentación por míticas salas, pero ¿sala o festival?

Con esta gira y con este disco tengo que decir sala porque estamos haciendo un concierto de décimo aniversario muy especial y creemos que los festivales se están cargando la magia de los conciertos en sala con tu público, donde tocas canciones que no tienen por qué ser un resumen o toda la tralla para un festival y donde se vive una experiencia muy especial entre los fans, que son tus fans fans. Sobre todo para bandas como nosotros que tocamos en un festival y la mitad de la gente no está ahí para vernos a nosotros, sino porque sí. Y luego bueno, hubo un tiempo que hacía una analogía muy parecida y es que es muy difícil elegir porque un festival es como un polvo de una noche con alguien que no conoces y que tal en una noche loca y un concierto en una sala es como acostarte con alguien que es tu pareja, que conoces y tal y cual. Las dos cosas tienen su punto, pero son cosas muy distintas.

  • ¿A qué festival irías pagando?

Al Mad Cool de este año porque tienen un cartelazo. No me acuerdo cuál fue la última vez que pagué por un festival. También tengo que decir que yo soy músico, soy un pobre muy feliz y yo no tengo pasta para ir a conciertos y si no puedo pagar no voy, a menos que alguien me consiga una entrada – que para esto tiene bastante suerte – y tampoco tengo dinero para salir a cenar muchas veces. Pero bueno, me dedico a lo que me gusta, no me pongo despertador por la mañana, soy un pobre muy feliz y tengo que hacer mi sacrificio. Así que creo que como no me inviten estoy jodido para ir al Mad Cool este año.

  • ¿Crees que algún día explotará la burbuja de festivales?

Si no está explotando ya, está muy cerca. Pero la burbuja de festivales de perfil indie, como palabra entre comillas, tiene que tocar techo y tienen que volver a equilibrarse las cosas. Hay bandas que cobran un dineral. Esta pelea que están haciendo de conseguir bandas está provocando una especulación enorme que va a salir. Hay festivales que están teniendo pérdidas o que no van a conseguir sobrevivir a esa especulación y al final se tendrá que calmar la situación para poder volver a una zona normal. Pero nosotros como vamos a tirar más a los festivales de rock pues nos da un poco igual. La suerte de no petarlo nunca del todo es que no tienes esa presión encima. Y menos mal que no lo hemos petado porque si no creo que estaría fatal de la cabeza. Que sí, que nos ha ido muy bien,  hemos ido creciendo poco a poco, ha sido paulatino y nos lo hemos tenido que ganar a pulso y obviamente estamos en una posición muy privilegiada, pero bueno, sigo siendo un pobre muy feliz.

  • Volviendo al tema de los 10 años, creo que sois buen ejemplo para contar cómo se vive el panorama musical nacional, es decir, cómo os afectan medidas como el 21% de IVA cultural, las denuncias a algunos locales por permitir tocar en directo, la prohibición de menores en la sala…

Pues creo que en eso, en que no puedo pagar para ir a un concierto. Yo qué sé, a las bandas nos afecta, pero yo creo que afecta sobre todo a los inversores, a que la gente se arriesgue a hacer promociones, a hacer conciertos. Los números salen más difícilmente y a lo mejor algún promotor que te quiere comprar un concierto solo por el IVA cultural, esa diferencia de margen económico, es lo que les echa para atrás o les hace ser más prudente. Al final lo que hace es que quizás haya menos oferta cultural, pero no lo sabemos porque no han dicho “no os hemos contratado por esto”, pero seguramente hayamos perdido muchas fechas y oportunidades por eso. Aunque pensemos que no nos afecta directamente, sí que nos afecta.

  • Y sobre todo, cómo os afecta el fenómeno fan de programas como OT porque ahora sois competencia extrema.

Yo es que vivo en un planeta aparte. Que cada uno escuche lo que quiera y a mí me dejen en paz. Esa es mi sensación, mi visión de todo. Mientras yo pueda hacer mi música, grabar mis canciones, que haya gente que va a mis conciertos… A mí me gustan las rancheras, me gusta el swing, me gusta la electrónica más bizarra, me gusta el rock alternativo y pienso que la gente tiene derecho de escuchar lo que quiere. El eclecticismo de gustos es un hecho y creo que a todo el mundo le pasa. Toda la gente que intenta criticar estilos que no le gustan o que no aportan nada a la música, pues a lo mejor no aportan nada a la música, pero sí aporta felicidad a esa persona dentro de su status cultural y personal y creo que yo no soy quien para criticarlo.

  • ¿Y las etiquetas afectan?

Afectan. Cuando te he dicho que en el camino de estos diez años hemos ido dando bandazos, nos ha afectado el hecho de haber estado siempre en tierra de nadie, porque hacemos rock anglosajón en castellano, pero no pertenecemos al rock más típico de aquí. Luego dentro del terreno indie que es por donde se nos ha llevado, o por donde hemos ido, tampoco hemos acabado de encajar del todo. Siempre hemos pensado que eso era un plus de versatilidad, pero con el tiempo nos hemos dado cuenta de que ese estar en tierra de nadie ha despistado mucho a la gente. Hemos llegado a tener una variedad musical tan grande con los cuatro discos que a lo mejor un rockero dependiendo de qué canción nuestra escucha primero, le gustamos o no. Si por ejemplo escucha ‘En invierno’ ya lo hemos perdido, pero si escucha alguna canción de “DNR” sí le gustará, y viceversa. Pues eso ha hecho que muchas veces a una banda como nosotros que somos difíciles de etiquetar no se nos ha podido definir nunca bien.

  • ¿Cómo os podría etiquetar yo en esta entrevista?

Yo creo que con la etiqueta que más cómodos nos sentimos en con la de rock. Aunque parece en sí mismo un poco soso porque abarca demasiado, creo que por lo menos lo que se nos ve en directo es un concierto de rock, no un concierto de indie, indierock. Hay fuerza y mala leche.

  • Y ya metiéndonos en el proceso artístico, ¿cómo es el momento de componer? Tanto letras como melodías. ¿Tenéis papeles repartidos?

Sí, yo lo hago todo y los demás tocan los instrumentos. Dentro de los roles de la banda sí que hay como una mitad que yo a veces me vuelvo loco, a veces como soy productor he hecho una canción y he programado la batería y tal, se la enseño a Ekain y me dice que la estructura no mola, etc. Es como que yo soy el creador descontrolado e Ekain el que ordena. Es tan importante su orden como que yo haga las letras y las melodías. Pero sí en general tengo yo las riendas de todo. Sobre todo los últimos dos discos en los que hemos estado ambos, aunque luego hemos incorporado a Juan y Alain, pero todavía no han formado parte de la composición porque entraron como músicos para la gira anterior. De hecho, el último disco es casi en solitario, con envoltorio de banda de Dinero, pero lo hice casi todo yo en mi estudio.

  • ¿Qué te hizo participar en el Latidos Festival tú solo, sin banda?

Porque yo estoy empezando a hacer conciertos en acústico también y porque el formato del latidos es un rollo más acústico. Además he descubierto que hay muchas canciones de Dinero que yo he forzado a que formaran parte de la banda, es decir, toda la música que yo hago tiene que estar hecha con mi banda. Entonces, cualquier cosa que hiciera fuese rock, pop o metal, tenía que salir en Dinero porque si no, no salía en ningún sitio y creo que esto es lo que ha hecho que tengamos un abanico musical tan amplio. Desde hace tiempo, y con este carpetazo recopilatorio, me he dado cuenta de que en vez de forzar todo eso en dinero puedo diversificar proyectos, puedo sacar un disco de canciones más tranquilas o por ejemplo Superlaser que es una banda con la que he empezado a tocar, tiene una parte más experimental y más psicodélica, y eso me ha hecho sentir muy libre y mucho más tranquilo a la hora de enfocar Dinero como un ente por sí mismo, que por cierto nos hemos puesto a componer los cuatro algo muy guay. Todo esto lo decía porque una de las cosas que quiero desarrollar son conciertos hechos por mí solo, en acústico o algo así, porque quizás algunas canciones que forman parte de discos de Dinero funcionan mejor en este formato y es una forma de reivindicarlas.

  • La experiencia más FESTICIDA.

Para mí festicida es un festival estando bien hasta arriba de insecticida y tengo muchas experiencias así. La última acabé yo solo en un hotel de Castellón después de un Arenal Sound esperando a que me viniesen a recoger. Me equivoqué de hotel y me senté en los sofás de la recepción intentando no dormirme para que no me echaran. Todo porque hubo mucho insecticida y cuando me di cuenta estaba cerrando el festival, yo solo, y se me iban los amigos de Miss Caffeina. Ah sí, me llevaron ellos al hotel que no era.

 

 

¡Nos vemos el 14 de abril en Valencia! Pero antes en el San San Festival este sábado.

Larga vida, amigos.

 

 



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *