Festardor 2018: tres días antes de la llegada del verdadero otoño

Otro año más hemos tenido la oportunidad de reunirnos en el mes de octubre gracias al Festardor, festival de rock que se mueve por la provincia de Valencia desde hace unos años, y este 2018 tocaba en La Pobla de Vallbona, a pocos km de la “capi”, así que muchas de nosotras nada más salir de clase o el trabajo cogimos carretera o metro hacia el pueblo que nos iba a acoger durante tres días. Sinceramente, teníamos cierto miedo, pues desde los grupos de whatsapp de amigos que nos reunimos de festi en festi o a través de instagram o twitter nos llegaban noticias de caos y descontrol, sobretodo en la zona camping y las acreditaciones. Sin embargo, cogimos los trastos (mochila con provisiones, tienda y saco de dormir) y nos dirigimos a la aventura.

DSC_5103

Al llegar, vimos una cola inmensa de personas que estaban esperando con sus colegas que les dieran la pulsera para acceder al recinto de los conciertos y/o al camping. Nos paramos a hablar con unas cuantas, algunas criticaban la falta de previsión de la cantidad de gente que iba al festi, otras estaban deseosas ya de escuchar, saltar o bailar con sus grupos favoritos, así que entre cerveza fría, cigarrillos y conversaciones varias, se mantenían a la espera de llegar a su destino: dar la entrada y conseguir la pulsera.

Tras pasar el trago de la larga cola, las asistentes sonrientes volvían para atrás para montar la tienda, beber algo tranquilamente y refrescarse e ir, por fin, a los concis. Qué ganas, ¿no? A otras les quedaban otro largo camino hacia la zona gratuita de acampada, a unos 5 km de la de los conciertos. Aun así, se respiraba un aire de felicidad inminente. Al cual nos acogimos, pues sabíamos que nos esperaban tres días cargados de buen rollete con nuestra peña, conocida y no tanto, y los grupos que nos iban a regalar grandes momentos.

DSC_4393

La primera jornada del Festardor 2018, empezó con Aspart, grupo local que nos brindó un punk-ska que nos hizo volver a nuestra adolescencia con su ritmo y fuerza. En este jueves, gozamos de Machete en Boca y Pupil.les con unos sonidos y unas letras cargadas de mensaje directo. Por otra parte, vimos como se petó, tal cual, el concierto de Natos y Waor, donde el público coreaba con los cantantes todas las canciones, fue impresionante como se las sabían de principio a final. Seguidamente, Desakato, volvió a impresionarnos, no sé que tienen que siempre lo hacen, su puesta en escena está llena de vitalidad y eso se nota, también, con los y las asistentes, que aunque hayan ido a todos los conciertos que hayan hecho este año, siguen gritando y saltando como en el primero cada una de las canciones. En este momento del festi podemos inmortalizar varios momentos clave, que iremos subiendo a nuestro facebook con el resto de imágenes.

DSC_5040

Tras este concierto, tuvimos que volver a la zona camping a descansar un rato. Para así, continuar con los siguientes grupos.

Llega viernes, nos despertamos muriendo de calor, pues el Sol pegaba fuerte sobre nuestra tienda de campaña, salimos a charlar con nuestras vecinas mientras desayunábamos. Pasaron las horas entre cervezas, charlas y debates. Llegaba volver a la zona de conciertos a por el primero de este día. El Niño de la Hipoteca, que nos hizo bailar y reír por igual. ¿Qué tendrá este hombre que siempre lo consigue? Comentar que, este año se llenó, se nota que El Niño tiene magia, eh.

En esta jornada destacar el concierto de Talco, con el que gozamos a más no poder. Estos italianos siempre que aterrizan en el Levante lo cargan de energía. Y es que no paran, encima del escenario son como constantes huracanes.

DSC_5235

Y es que al finalizar, teníamos que correr para llegar a Mafalda, que actuaban en el escenario del lado izquierdo. No queramos perdernos la primera puesta en escena con su nuevo álbum. Del cual, pudimos contemplar que no le falta de nada. Brutal. El público se les notaba en la cara las ganas que tenían de escucharlas en directo una vez más. Por cierto, flipamos con la iluminación. Brutal no, lo siguiente.

DSC_5369

Tras descansar un rato porque estábamos algo agotadas de darlo todo. Fuimos más de relax a los siguientes conciertos, hasta en Ayax y Prok, teníamos ganas de descubrirlos. Y fue una sorpresa, pues nos llegaron a gustar y nos dimos cuenta, que en la variedad está el todo.

DSC_5595

Tras una noche durmiendo como troncos, volvimos a despertarnos con un calor abrasador que nos hizo salir de la tienda, sin embargo, nacía el día nublado. Era sábado, último día de festi, y no queríamos que terminase ya…

Sin embargo, teníamos muchas ganas de la seguidita de conciertos que teníamos apuntados en la hoja, pues entre todos los días, este era nuestro preferido en cuanto a grupos. No habría descanso pero sabíamos que íbamos a gozarlo en grande.

Tesa nos sorprendió gratamente, su escenografía estuvo de lujo, y como se mueve encima del escenario: la reina, vamos. Con Gatillazo, volvimos de nuevo, locas, pues aunque los hayamos visto tela de veces, seguimos dándolo todo en los conciertos. Entre unos grupos y otros, y la cena, que no podía faltar pasarnos por los sitios de comida a tastar alguna cosita, nos fuimos de cabeza a Soziedad Alkoholika, pero esta vez estuvimos entre el público para disfrutarlo de otra forma. Y así fue.

DSC_5677

Pero lo mejor de todo el Festardor, estaba por llegar aunque no lo sabíamos. Seguimos tras SA, a tomarnos algo en la barra porque estábamos disecadas. Tras hacen un breve parón, llegó el grupo que más estábamos esperando este sábado: Los de Marras.

¿Y qué pasó? Pues que entramos a la vera de este grupazo valenciano encima del escenario. El concierto tuvo muchas sorpresas, a parte de transmitir esa sensación de felicidad y locura cuando estamos con ellos, escuchándolos. Agustín no paraba quieto, moviéndose de aquí para allá con el micrófono, y tocó una guitarra, una guitarra de plástico de las de la playa que se hinchan con aire, todo fueron risas entre el público mientra coreaban los ritmos de las canciones. Y bueno, entre una y otra, pudimos subir al escenario, y el mundo fue visto de otra forma: me enamoré ese instante de la vida.

DSC_6000

Los de Marras nos iban sorprendiendo poco a poco con más sorpresas que tenían guardadas. Durante la canción de “Sexo en la calle” hubo una explosión de condones, más risas del público y luego, para finalizar, otra explosión de papeles de colores. Y es que estos chicos que se han labrado el camino desde abajo consiguen emocionarnos más y más en cada concierto que dan. ¡Son los putos amos!

Tras este pedazo concierto, fuimos un rato a Narco, donde gozamos de los sonidos de la guitarra y de la voz gutural del cantante. Más de las letras punzantes que tienen. Sin embargo, nuestro cuerpo nos pedía bailar, así que nos dirigimos directamente hacia el tercer escenario donde tocaba Tremenda Jauría.

DSC_6194

Íbamos caminando hacia el próximo concierto, donde sabíamos que íbamos a darlo todo moviendo las caderas y los brazos, mientras observábamos a la gente del Festardor sonreír felizmente, se notaba que había valido la pena hacer la cola del jueves. O, ¿no?

DSC_6258

Y entre ritmos rumberos nos desenvolvimos durante media hora. Y todos nuestros males se fueron. Pero la noche no terminaba aquí, seguían Prozak Soup con su sonido eléctrico, y luego los dj’s. Nosotras que somos culo inquieto no paramos en toda la madrugada de bailar y de ir de aquí pa’llá.

Finalizamos el Festardor baldadas, pero valió la pena porque, aunque nuestro cuerpo, de nuevo, nos pedía dormir y descansar, habíamos recargado pilas para este primer semestre de curso.

Y bueno, ahora toca esperar al próximo otoño para volver a vernos. ¿Cuál será el próximo destino del Festardor?

Nosotras sea donde sea, sabemos que, a pesar de todo, volveremos.

¿Vosotras?



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *